TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

TIPOS DE CIERRE PARA PULSERAS

El cierre de una joya debe comprobarse antes de comprarla. La vida útil y la seguridad del producto dependen de su resistencia y fiabilidad. Un buen cierre no sólo armoniza con la pulsera, sino que cierra suavemente y no se pega a la piel ni a la ropa.

Existen varios tipos de cerraduras para joyería, que se analizarán a continuación.
TIPOS DE CIERRE PARA PULSERA
  • Cierre atornillado
  • Cierre en forma de T
  • Mosquetón
  • Cierre a presión
  • Cerradura magnética
  • Anillo o Reasa
  • Cierre de caja
  • Cierre de tubo
Tipos de cierre para pulseras, en este caso tipo anillo.

  • Tipos de cierre para pulseras

Los cierres y sujetadores en joyería tienen como función principal asegurar piezas desmontables, como collares, cadenas, cuentas o pulseras.

Además de su función de fijación, estos elementos contribuyen a una mejor distribución del peso de la joya, lo que incrementa su comodidad y durabilidad. También permiten posicionar la joya de manera adecuada y, en ocasiones, se integran en el diseño de la pieza.

Elegir el cierre correcto es crucial para garantizar que la joya se vea armoniosa y no se pierda por un deslizamiento accidental.

Al diseñar joyas, es importante conocer las características de los distintos tipos de cierres y sujetadores. Algunos están diseñados para pulseras ligeras y delicadas, mientras que otros pueden soportar el peso de collares grandes y lujosos.

Hay cierres que permiten ajustar la longitud de la joya y otros que son adecuados para diseños con múltiples filas.

Cierre atornillado

El cierre de tornillo destaca por su simplicidad y la facilidad para abrocharse uno mismo.

Este diseño se integra de manera casi imperceptible en la joyería, pareciendo una parte natural de ella. Funciona como una conexión de tornillo decorativa, donde el 'perno' se enrosca en una rosca de bloqueo diseñada específicamente para este propósito.

Cierre para pulsera atornillado

Sin embargo, la principal desventaja de este tipo de cierre es su tendencia a desgastarse y romperse con el uso. El roscado y desenroscado frecuente puede desgastar rápidamente el hilo, y, generalmente, las cerraduras de tornillo no se pueden reparar. Por lo tanto, cualquier desgaste o rotura suele requerir la sustitución completa del cierre.

Mosquetón

Los mosquetones se destacan por su simplicidad y fiabilidad. Este tipo de cierre consta de un pequeño anillo y una carabina, que puede tener una forma rectangular o similar a una gota. En el mundo de la joyería, las carabinas en forma de gota suelen llamarse 'langostas' o 'cangrejos', mientras que las rectangulares se conocen como 'loros'.

La combinación de un mosquetón con una cadena permite crear joyas de longitud ajustable. Para modificar su longitud, simplemente engancha el mosquetón en un eslabón más cercano o más lejano al extremo de la cadena.

Gracias a su diseño sencillo, el mosquetón se puede reparar con facilidad en caso de daño.

Cierre para pulsera mosquetón

Cuando elijas un cierre de mosquetón, ten en cuenta que puede ser complicado de abrochar por uno mismo, especialmente en el caso de las pulseras que se sujetan con una sola mano. Con el tiempo, la estructura del cierre puede atascarse y requerir reparaciones.

El mosquetón también se puede utilizar en combinación con una cadena de extensión para crear joyas de varias hileras. En este caso, se necesitaría un adaptador de múltiples hilos a uno solo.

Cerradura magnética

Los cierres magnéticos son una opción de diseño simple, consistiendo en dos elementos magnéticos (normalmente de forma cilíndrica, esférica o en barril) unidos a los extremos de una pieza de joyería desmontable. Para mayor seguridad, puedes optar por modelos que incluyan elementos de bloqueo adicionales.

Estos cierres son fáciles de usar, incluso con una sola mano, y son aptos tanto para joyas de una sola fila como para diseños de varias filas.

Cierre para pulsera magnético

La fiabilidad de estos cierres depende de la fuerza de los imanes y del peso de la joya. Generalmente, los imanes pequeños no son adecuados para sostener piezas grandes, por lo que se suelen utilizar en artículos más finos y delicados.

Con el tiempo, los imanes pueden perder fuerza, lo que podría hacer que el cierre se abra involuntariamente; en tal caso, sería necesario reemplazarlo. Esta es una de las principales desventajas de los cierres magnéticos. Además, es importante tener en cuenta que no permiten ajustar la longitud de la joya.

Cierre de caja

La principal ventaja del cierre de caja es su fiabilidad.

Este diseño incluye una 'caja' compacta con un orificio y una barra dentada. Para cerrar el cierre, simplemente se inserta la barra en el orificio de la caja.

Dado que su fabricación es compleja, se suele utilizar en joyas de alta gama y peso considerable. El cierre de caja es conocido por ser uno de los tipos de sujetadores más duraderos y resistentes, siendo casi imposible de romper.

Una vez cerrado, las muescas de la barra se acoplan firmemente dentro de la caja, asegurando que el cierre no se abra accidentalmente. En joyas de gran valor, los artesanos suelen añadir presillas de seguridad adicionales en ambos lados del cierre para reforzar aún más su sujeción.

Cierre en forma de T

El cierre en T se caracteriza por su gracia y elegancia. Consiste en un cierre de anillo y un pasador de bloqueo con forma de T. Para asegurar la joya, simplemente desliza el pasador a través del anillo y gíralo.

Los diseñadores de joyas crean cierres en T en una variedad de formas, como flores, peces o corazones, limitándose únicamente por la imaginación y el diseño de la pieza principal.

Cierre para pulsera en forma de T

Este tipo de cierre destaca por su diseño simple y práctico, lo que facilita abrocharlo y desabrocharlo uno mismo. Debido a la ausencia de componentes complejos como resortes y barras, es poco probable que se atasque.

Generalmente, los cierres en T se usan en joyas de una sola hilera. No obstante, existen variantes con varios bucles, que son útiles en la creación de joyas de varias filas, eliminando la necesidad de adaptadores adicionales.

Una desventaja común de los cierres en T es que no permiten ajustar la longitud de la joya. Una solución puede ser incluir varios cierres de anillo en serie en lugar de uno solo, aunque esto puede dar la impresión de que la joya está sobrecargada.

Cierre a presión

Este tipo de cierre se encuentra comúnmente en pulseras y relojes, y se utiliza menos en joyería para el cuello. Su uso es sencillo:

  1. Coloca el elemento principal sobre la parte acoplada.
  2. 'Dobla' el cierre.
  3. Presiona para asegurarlo.

Si el cierre se cierra firmemente, la joya quedará segura. Para permitir el plegado y desplegado del cierre, se utiliza una bisagra.

Los botones son un tipo de cierre a presión, compuestos por dos elementos: una plataforma con un pasador redondo pequeño y un anillo con resorte. Para cerrar, alinea el anillo con el pasador y presiona. Aunque fáciles de usar, no son adecuados para joyas de longitud ajustable.

Cierre para pulsera a presión

Las hebillas se utilizan principalmente en relojes de pulsera y pulseras de materiales blandos, aunque también se pueden encontrar en joyas metálicas inusuales, como pulseras de malla.

El cierre de mariposa, con o sin candado, se usa exclusivamente en pulseras de metal. Este cierre se compone de tres eslabones que se doblan cuidadosamente y se presiona el borde libre para asegurarlos.

Anillo o Reasa

Este es un anillo en miniatura con una sección móvil que se puede mover detrás de la "pestaña" para enhebrar el anillo de conexión. Este es un tipo popular de cerradura para joyería; su principio de funcionamiento es en muchos aspectos similar al de un mosquetón.

No siempre es conveniente cerrar dicho candado usted mismo.

Cierre para pulsera tipo reasa

El candado springel es elegante, por eso se utiliza para cadenas finas y tejidos "ingrávidos". No se recomienda utilizar un candado de anillo para artículos caros hechos de metales y piedras preciosas, ya que el diseño tiende a romperse repentinamente (la joya simplemente “vuela” del cuello o de la mano, a menudo sin que el propietario lo note).

En caso de desgaste, es difícil reparar el cerrojo de resorte, es mucho más fácil y económico reemplazar la pieza desgastada por una nueva.

Cierre de tubo

Los cierres tipo tubo se componen de dos partes que encajan entre sí al cerrar. Para asegurar la cerradura en posición cerrada, se utiliza:

  1. Un pequeño imán en un extremo.
  2. Un pequeño lazo de resorte en la parte que se inserta.

Estos cierres pueden tener de 2 a 9 bucles a cada lado, lo que los hace ideales para crear joyas de varias filas. Cuando el cierre tiene un bucle a lo largo de toda su longitud, se le conoce como 'deslizante', y es perfecto para productos hechos de cintas y cordones aplanados.

Cierre para pulsera tipo tubo

Gracias a su fiabilidad y comodidad, estos cierres son frecuentemente utilizados en la fabricación de pulseras y collares."

  • ¿Qué cierre es el más seguro?

Un cierre fiable es esencial para asegurar la seguridad de tus joyas. Entre los cierres más confiables para joyería, los tres principales son:

  1. Cerradura de caja: Ofrece una sujeción de alta calidad y es capaz de soportar el peso de piezas masivas. Gracias a las muescas en la barra, este tipo de cierre raramente se abre de forma inesperada. Además, son muy duraderos, con averías poco frecuentes y, si es necesario, se pueden reparar fácilmente. Una variante de este cierre es el candado de cadena, utilizado en cadenas de menor grosor.

  2. Mosquetón: Este mecanismo simple es duradero y rara vez se abre por sí mismo. En caso de avería, que suele ser por desgaste del resorte, el mosquetón puede ser reparado.

  3. Toggle (Palanca): Este cierre es ligero, elegante y a la vez bastante seguro. El pasador generalmente se fija bien en el anillo y rara vez se suelta. Sin embargo, no es adecuado para piezas pesadas.

  • Cómo escoger el cierre correcto

La amplia variedad de cierres disponibles permite elegir la opción adecuada para cualquier tipo de joyería. Sin embargo, a menudo no es sencillo para los artesanos novatos determinar cuál es el mejor cierre para una pieza específica.

Aspectos a considerar al elegir un cierre incluyen:

  1. Características Geométricas: Debes tener en cuenta las dimensiones del cierre. Un cierre grande y pesado puede desentonar con una joya delicada y ligera, mientras que un cierre muy pequeño puede no ser adecuado ni resistente para una pieza grande y pesada. También es importante considerar la geometría de las partes que se conectarán a la pieza principal de la joya.

  2. Diseño: El diseño del cierre debe armonizar con el estilo de la joya. Por ejemplo, un cierre de tornillo puede no ser la mejor elección para una pieza de varias filas, ya que puede enredarse o torcerse fácilmente.

  3. Nivel de Carga Máximo: Cada cierre puede soportar un peso y tensión específicos. Ignorar esta característica puede resultar en que el cierre se rompa rápidamente.

  4. Ubicación: Si necesitas abrochar el cierre sin mirar y con una sola mano, opta por un diseño más simple. Si el cierre queda oculto, no es necesario elegir un modelo con un diseño demasiado complejo.

Por supuesto, al seleccionar un cierre, también debes considerar el diseño general de la pieza de joyería.

Un cierre bien elegido no solo proporcionará una sujeción segura, facilitando el uso y protegiendo la joya de caídas y pérdidas, sino que también puede convertirse en un elemento elegante y, en algunos casos, decorativo del producto.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido