TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO LIMPIAR ORO BLANCO

El oro blanco es el brillo frío del metal, la sofisticación y una de las aleaciones más hermosas para crear joyas. Hace literalmente 100 años, la palabra "oro" se asociaba solo con el color amarillo, pero hoy en el campo de la joyería, además de los colores clásicos, plata y platino, existen opciones inusuales para los amantes de los experimentos con estilo.

Si continuas leyendo, aprenderás a limpiar tus anillos y otras joyas fabricadas en oro blanco de forma segura, fácil, rápida y desde casa.
Un anillo limpio fabricado en oro blanco.
Comparado con el tradicional metal amarillo, el oro blanco se caracteriza por su discreta delicadeza y requiere los mismos cuidados. Si cree que su joya favorita ha amarilleado, no se apresure a culpar al fabricante.

El cambio de color blanco es un proceso natural, cuya velocidad depende de las condiciones de almacenamiento y de la frecuencia de uso.

Hoy en día, el oro blanco está en la cima de su popularidad, especialmente entre anillos y collares. Pero antes de ponerse en el dedo una esperada alianza de oro blanco, recuerde que su cuidado es caprichoso.

  • Cómo limpiar oro blanco desde casa

La limpieza de anillos, colgantes, pendientes y otras joyas de oro blanco es un proceso delicado que requiere una atención cuidadosa para preservar su belleza e integridad. A continuación te ofrecemos una guía extensa sobre varios métodos para limpiar joyas de oro blanco y los procesos a seguir:

El oro blanco es una aleación de oro y metales blancos como níquel, plata y paladio, a menudo recubierto con una capa de rodio para darle un acabado blanco brillante.

Este baño de rodio puede desaparecer con el tiempo, revelando el tono ligeramente amarillento del oro que se encuentra debajo. Por lo tanto, la limpieza de los anillos y otras joyas de oro blanco no sólo implica la limpieza básica del oro sino también el mantenimiento del baño de rodio.

Cordón limpio de oro blanco

Solución de agua y jabón

  1. Proceso: Mezcle jabón para platos suave con agua tibia. Remoja tus joyas de oro blanco en esta solución durante 20 a 30 minutos.
  2. Cepillado: Frote suavemente con un cepillo de cerdas suaves, como un cepillo de dientes, centrándose en las zonas con acumulación de suciedad.
  3. Enjuague: Enjuague con agua corriente. Evite usar el fregadero directamente; en su lugar, utilice un recipiente para evitar que se pierda por el desagüe.
  4. Secado: Seque con un paño suave y sin pelusa.

Bicarbonato

  1. Preparación: Mezcla bicarbonato de sodio con una pequeña cantidad de agua hasta formar una pasta.
  2. Aplicación: Aplique esta pasta suavemente sobre las joyas usando un paño suave o un cepillo.
  3. Enjuague y Seque: Enjuague bien y seque como se mencionó anteriormente.

Cómo lidiar con el deslustre y los rayones

El oro blanco puede desarrollar un tono amarillento a medida que el baño de rodio desaparece. Si esto sucede, se recomienda un rechapado profesional. Para los rayones, se recomienda un pulidor profesional, ya que los métodos de bricolaje pueden agravar el problema.

Evitar productos químicos agresivos

Evite el uso de lejía, cloro y otros productos químicos agresivos, ya que pueden dañar el baño de rodio y la integridad del oro.

Limpiadores ultrasónicos

Si bien los limpiadores ultrasónicos son eficaces, es posible que no sean adecuados para todas las joyas de oro blanco, especialmente si contienen piedras preciosas delicadas. Consulte a un profesional antes de utilizar métodos de limpieza ultrasónicos.

Limpieza profesional

Se recomienda una limpieza profesional periódica para el oro blanco. Los joyeros utilizan métodos especializados para limpiar y rechapar joyas de oro blanco, asegurando su longevidad y brillo.

Almacenamiento y cuidado

El almacenamiento adecuado es clave para mantener el brillo del oro blanco. Guarde las joyas en un joyero o bolsa forrado de tela. Mantenga las piezas separadas para evitar rayones. Evite la exposición a cosméticos, lacas para el cabello y perfumes, ya que pueden afectar el brillo del metal.

Si bien la limpieza de rutina se puede realizar en casa, ciertos aspectos como la limpieza profunda, el pulido y el chapado deben dejarse en manos de profesionales.

Tienen las herramientas y la experiencia adecuadas para realizar tareas delicadas sin dañar las joyas.

Frecuencia de limpieza

La frecuencia de limpieza depende del uso. Para artículos que se usan con regularidad, lo ideal es una limpieza mensual. Sin embargo, para piezas que se usan con menos frecuencia, es suficiente limpiarlas cada 2-3 meses.

  • Conclusión

La limpieza y el mantenimiento de las joyas de oro blanco requieren un equilibrio entre el cuidado domiciliario de rutina y los servicios profesionales.

Si bien los métodos caseros son eficaces para el mantenimiento regular, la experiencia de un joyero profesional es invaluable para abordar problemas como el deslustre, los rayones y el rechapado.

El cuidado adecuado y la limpieza regular garantizarán que sus joyas de oro blanco permanezcan hermosas y brillantes durante muchos años.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido