TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

EN QUÉ DEDO SE PONE EL ANILLO DE COMPROMISO

En la cultura occidental, mayormente se lleva en el dedo anular. Si quieres ver la mano donde se lleva el anillo de compromoso, pulsa aquí. Encontrar a la compañera de vida con la que anhelas construir un futuro, compartir momentos felices y confiar en los momentos difíciles, merece una celebración única.

La existencia de un símbolo ancestral de amor y compromiso entre dos personas demuestra que el amor es una parte intrínseca de nuestra existencia; nos colma y lo anhelamos a lo largo de toda nuestra vida.

La tradición del anillo de compromiso tiene sus raíces en la Antigua Roma, cuando las mujeres comenzaron a usar anillos confeccionados de hueso y marfil. La historia detrás de este símbolo de compromiso puede resultar más fascinante de lo que imaginamos.
En qué dedo se pone el anillo de compromiso
Mano izquierda o derecha, depende del país y cultura.

  • ¿En qué dedo va el anillo de compromiso?

En la actualidad, la solicitud de matrimonio viene acompañada frecuentemente de un anillo de compromiso, simbolizando la planificación de la boda y la vida en pareja.

A pesar del paso de los siglos, la tradición persiste, y es la mujer quien recibe el anillo de compromiso. En las culturas occidentales, es común llevar este anillo en el dedo anular.

La práctica de llevar esta joya en el dedo anular izquierdo tiene sus raíces en el Antiguo Egipto, donde se creía que una vena que partía de este dedo estaba directamente conectada al corazón. Esta vena fue llamada "Vena Amoris", que en latín significa "vena del amor".

Como vemos en la image, el anillo se lleva en la mano izquierda y dedo anular.

Sin embargo, en algunas culturas, el anillo de compromiso se coloca en el dedo anular derecho.

Adicionalmente, hay personas que optan por llevar el anillo en la mano izquierda durante el período de compromiso, trasladándolo a la mano derecha durante la ceremonia de matrimonio.

En países como Rusia, Alemania, Noruega e India, se usa el anillo de compromiso en la mano derecha debido a la superstición de que llevar un anillo en la mano izquierda trae mala suerte.

En Suecia y Chile, no solo las futuras novias reciben anillos de compromiso, sino que también los hombres. En algunas zonas de Kenia, los hombres utilizan adornos coloridos alrededor del cuello para indicar su compromiso con una persona.

En la sociedad contemporánea, las mujeres adoptan un enfoque más práctico al usar el anillo de compromiso. Desde una perspectiva práctica, tiene sentido llevar el anillo en la mano izquierda, ya que la mayoría de las personas son diestras y utilizan la mano derecha con mayor frecuencia.

Dado el valor significativo de los anillos de compromiso, es comprensible que se evite el riesgo de dañarlos. Al llevar el anillo en la mano no dominante, se reduce el riesgo de golpear accidentalmente la joya.
El anillo de compromiso se pone en el dedo anular.

  • El anillo de compromiso y su tradición centenaria

La narrativa en torno al anillo de compromiso ha cautivado a lo largo de los siglos, adquiriendo para muchos una relevancia aún mayor que la alianza nupcial misma.

Este anillo no solo representa el sólido lazo entre los futuros cónyuges, sino que encierra la promesa del matrimonio y la lealtad.

Una interpretación conmovedora del simbolismo tras el anillo de compromiso sugiere que su diseño sin principio ni fin representa el amor ilimitado, siendo el emblema del amor absoluto que cada pareja anhela al decidir unir sus vidas en matrimonio.

La tradición de obsequiar anillos de compromiso se remonta al año 1215, cuando el Papa Inocencio III estableció un periodo de espera entre el compromiso y la celebración del matrimonio.

Durante este tiempo, el anillo de compromiso simbolizaba la devoción mutua de la pareja.

El Papa Inocencio III estableció un periodo de espera entre el compromiso y la celebración del matrimonio

No obstante, en ese contexto histórico, estos anillos eran también símbolos de opulencia, reservados para aquellos con recursos económicos para adquirirlos.

La práctica de regalar anillos de compromiso con diamantes se popularizó en la Edad Media, representando la unión de dos jóvenes destinados a casarse.

La crónica histórica nos lleva a 1477, cuando el archiduque Maximiliano de Austria, comprometido con María de Borgoña, conocida como María la Rica, desencadenó una tendencia que convirtió los anillos de compromiso con diamantes en una tradición.

Este gesto del archiduque influyó en la élite de la sociedad, llevándolos a obsequiar anillos de compromiso con diamantes a sus futuras esposas.

Adicionalmente, un manuscrito del siglo XV destaca la importancia de los anillos de compromiso con diamantes en las bodas reales. En 1475, Constanzo Sforza obsequió un anillo de compromiso con diamantes a su prometida, Camilla d'Aragona, quedando registrado en la historia como un gesto significativo.

  • ¿Anillo de compromiso y alianza de boda usados ​​juntos o por separado? ¿Cuántos anillos usamos en una mano?

La elección de usar el anillo de compromiso y la alianza de boda juntos o por separado depende en gran medida de la preferencia personal y el diseño de las joyas.

Los anillos de compromiso modernos suelen estar hechos de oro o platino, con diamantes siendo una elección común.

A diferencia de una alianza de boda, que es una simple banda de metal, el anillo de compromiso destaca por tener una piedra central, rodeada o no por otras más pequeñas.

La práctica común es que las mujeres opten por llevar tanto el anillo de compromiso como la alianza de boda en el mismo dedo, especialmente si ambas piezas pertenecen a un conjunto coherente. Esto requiere que las joyas estén hechas del mismo metal o que al menos compartan un estilo armonioso.

Sin embargo, si las dos piezas son visualmente distintas, algunas mujeres eligen resaltar ambas joyas llevándolas en diferentes dedos.

Anillo de compromiso y de bodas juntos

Según las recomendaciones de los estilistas, se aconseja que una mujer no lleve más de tres anillos en sus dedos, incluyendo el anillo de compromiso y la alianza de boda. Esto se aplica especialmente a contextos más formales y elegantes.

Para quienes adoptan un estilo más libre y desenfadado, las reglas son menos estrictas, y el número de anillos permitidos puede exceder este límite, sobre todo si se trata de un juego de anillos. Sin embargo, es importante tener en cuenta la armonía y evitar sobrecargar el aspecto con demasiadas joyas brillantes o elementos llamativos.

En última instancia, ya sea que elijas llevar ambos anillos juntos para simbolizar el amor de tu relación o prefieras usar solo el anillo de compromiso para mantener la simplicidad, la elección debe basarse en lo que resuene con tu corazón y estilo personal.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido