TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

DIFERENCIA ENTRE ORO BLANCO Y PLATA

El oro y la plata se encuentran entre los metales de joyería más populares. Ambos se utilizan en forma de aleaciones, ya que en su forma pura son demasiado blandos y dúctiles. El oro, que inicialmente es de color amarillo, se vuelve blanco gracias a la adición de plata, platino, paladio...

Los productos elaborados con ella son extremadamente similares a la plata. Por lo tanto, el propietario de una joya a menudo se enfrenta a la pregunta: ¿es oro blanco o plata? Te contamos la diferencia entre ambos metales.
Vídeo que habla sobre las principales diferencias entre el oro blanco y la plata.
Diferencia entre chapado y bañado en oro.

Diferencia entre el oro blanco y la plata

El oro blanco y la plata son populares en la fabricación de joyas, pero tienen claras diferencias en términos de composición, precio, durabilidad y apariencia. Aquí hay una comparación detallada:

1. Composición y Pureza

  • Oro blanco: Es una aleación de oro mezclado con metales blancos como níquel, paladio o plata. A menudo está recubierto de rodio para mayor blancura y durabilidad. El contenido de oro en el oro blanco se mide en quilates, siendo los más comunes los de 14K y 18K.
  • Plata: La plata pura, también conocida como plata fina, es relativamente blanda. La plata esterlina, el tipo más utilizado en joyería, se compone de un 92,5 % de plata y un 7,5 % de otros metales, generalmente cobre, para mayor resistencia.

2. Durabilidad y Dureza

  • Oro blanco: Más duradero y resistente a los arañazos que la plata, especialmente cuando está rodiado. Sin embargo, es necesario volver a recubrirlo con el tiempo para mantener su brillo.
  • Plata: Más suave y más propensa a rayarse y deslustrarse (oxidación) que el oro blanco. Requiere un pulido regular para mantener su brillo.

3. Color y apariencia

  • Oro blanco: Tiene una apariencia brillante y reflectante debido al baño de rodio. Sin el emplatado puede tener una tonalidad ligeramente amarillenta.
  • Plata: Tiene un color más brillante y blanco en comparación con el oro blanco sin chapar, pero puede empañarse con el tiempo, dando lugar a un tinte negruzco o verdoso.

4. Precio

  • Oro blanco: Generalmente más caro que la plata. El precio está influenciado por el contenido de oro (quilates), el diseño y la artesanía.
  • Plata: Más asequible y ampliamente disponible, lo que la convierte en una opción popular para los consumidores preocupados por su presupuesto y para una variedad de estilos de joyería.

5. Cuidado y mantenimiento

  • Oro blanco: Requiere un pulido menos frecuente que la plata, pero necesita volver a enchaparse en rodio para mantener su brillo blanco.
  • Plata: Requiere limpieza y pulido regulares para evitar el deslustre y mantener su brillo.

6. Reacciones alérgicas

  • Oro blanco: Dependiendo de los metales de aleación utilizados, particularmente el níquel, puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas.
  • Plata: La plata esterlina es generalmente hipoalergénica, pero puede causar reacciones en casos raros, especialmente si está aleada con metales como el níquel.

7. Peso y sensación

  • Oro blanco: Más pesado y sustancial que la plata, lo que le da una sensación más lujosa.
  • Plata: Más claro que el oro blanco, que puede ser preferible para piezas más grandes o complejas.

En resumen, si bien tanto el oro blanco como la plata se utilizan ampliamente en joyería, se adaptan a diferentes preferencias y presupuestos.

El oro blanco, con su durabilidad y apariencia lujosa, es una opción más premium e ideal para anillos de compromiso y ocasiones especiales. La plata, al ser más asequible y tener un brillo inicial más intenso, es ideal para una amplia gama de joyas, pero requiere más mantenimiento para mantener su brillo.

La elección entre los dos depende de las preferencias individuales, el presupuesto y el nivel de mantenimiento deseado.

Conclusión final

A simple vista, la plata (especialmente cuando está recubierta de rodio) y el oro blanco pueden parecer idénticos. Un experto en joyería podría diferenciarlos fácilmente, pero para un aficionado, esto podría no ser tan obvio.

Sin embargo, tras leer este artículo, podrás empezar a notar las diferencias. En su estado natural, tanto el oro como la plata solo se encuentran en condiciones de laboratorio, ya que son metales demasiado blandos para ser utilizados directamente en joyería.

Para reforzar su resistencia y protegerlos de rayaduras ante impactos mecánicos, se les añade una aleación, que es una mezcla de componentes adicionales para fortalecer estos metales preciosos.

  • Oro: Para mejorar la durabilidad del oro, se agregan a la aleación elementos como paladio, zinc, plata y, en ocasiones, platino. Algunos productos pueden contener también níquel, lo cual está permitido por las normativas.

  • Plata: Este metal es tan maleable que con solo un gramo se podría producir hasta 2 km de hilo de plata. Para que la plata sea práctica en joyería, se le añade cobre, lo que la hace más resistente.

Este conocimiento sobre la diferencia entre el oro blanco y la plata te será útil para tomar decisiones informadas. Por supuesto, para evitar fraudes, siempre es recomendable comprar en tiendas acreditadas con una sólida reputación y que hayan ganado la confianza de sus clientes.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido