TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO LIMPIAR CADENA DE ORO EN CASA

En este artículo te enseñamos a limpiar una cadena de oro amarillo, blanco o rosa además de enseñarte a cómo quitar el pelo enredado en una cadena.

Las cadenas de oro son, sin duda, una elección popular en joyería hoy en día. Este accesorio se utiliza tanto como talismán, adornando colgantes como cruces y amuletos, como elemento de estilo para realzar la vestimenta.

Desde el punto de vista de la moda, las cadenas de oro son muy cómodas. Este metal tiene una baja interacción con varios compuestos químicos presentes en nuestro entorno, lo que significa que las joyas de oro tienden a no oscurecerse, ensuciarse o oxidarse fácilmente.

A pesar de esta resistencia, ocasionalmente las cadenas de oro pueden presentar diversos tipos de contaminación. En este contexto, exploraremos los procesos que pueden llevar al oscurecimiento del oro y aprenderemos métodos efectivos para limpiar una cadena de oro en casa de manera rápida y eficiente.
MÉTODO LIMPIEZA
INFORMACIÓN
Bicarbonato
Este proceso es el más habitual en la limpieza de joyas de oro.
Amoníaco
Agrega un poco de amoníaco al agua y sumerge los objetos de oro en la solución.
Peróxido de Hidrógeno
En combinación con amoníaco, el peróxido puede dar resultados positivos.
Pasta de dientes
Toma un paño suave o un cepillo, humedécelo y aplica una pequeña cantidad.
Vinagre
En caso de no contar con amoníaco en casa, el vinagre puede ser una alternativa efectiva.
Limón
Todo lo que necesitas para eliminar la negrura es medio litro de agua y ácido cítrico.
Resultado final de una cadena de oro amarillo limpiado con un truco casero fácil.

  • Por qué mi cadena de oro se ennegrece

La utilización del oro puro, en la fabricación de joyas ha disminuido considerablemente en la actualidad. La razón es evidente: la aleación sin impurezas es demasiado blanda y no posee la resistencia necesaria para el uso diario.

Para lograr la dureza y resistencia requeridas, el oro se combina con diversos metales, como la plata, el platino, el paladio, el cobre y el níquel.

La presencia de impurezas en la aleación de oro influye directamente en la resistencia del producto al entorno. Cuantas más impurezas de níquel y cobre contenga una joya de oro, mayor será su propensión a ennegrecerse y oxidarse rápidamente.

Es evidente que una de las principales causas del oscurecimiento o tono verdoso en una cadena de oro radica en la baja pureza del metal. La proporción óptima de oro en la aleación se sitúa en torno al 58,5%.

Un porcentaje de oro superior proporciona un brillo hermoso, pero al mismo tiempo, aumenta la fragilidad del metal. Aunque es posible crear artículos personalizados con oro de pureza superior a 585, esto se limita generalmente a piezas únicas utilizadas en ocasiones especiales.

Propensa a ennegrecerse rapidamente

Una muestra inferior a 585 indica un alto contenido de cobre, un metal que se oxida fácilmente al entrar en contacto con diversas sustancias. El cobre reacciona activamente con numerosas sustancias químicas presentes en nuestro entorno, como productos para el tratamiento de aguas residuales, cosméticos con azufre, emisiones vegetales, entre otros.

Los productos con una pureza de grado 375 y alto contenido de cobre tienden a ennegrecerse rápidamente si no se cuidan adecuadamente. Si su cadena se ha oscurecido, significa que su pureza es inferior a 585 y requiere un cuidado más meticuloso.

Es común que las cadenas de baja calidad, anillos de boda y aretes se oscurezcan con facilidad debido a su uso frecuente y a la falta de cuidado. Se recomienda especialmente a las personas quitarse las joyas de baja calidad antes de dormir o ducharse.

Para las mujeres, es importante destacar que deben quitarse las joyas de oro hasta que los cosméticos se hayan absorbido por completo en la piel. El oro de baja calidad reacciona activamente con los componentes de los cosméticos o perfumes, lo que puede ocasionar manchas oscuras en la superficie.

Existe una percepción de que las joyas con una composición elevada de cobre en la aleación se oxidan más rápidamente cuando las usa una persona enferma.

Aunque esta idea no puede negarse por completo, es crucial no entrar en pánico si las joyas se oscurecen repentinamente, ya que varios factores ambientales pueden influir en este cambio, como la presencia de químicos en el agua corriente.
Limpieza realizada a una cadena de oro blanco con bicarbonato, fácil y rápido.

  • Cómo limpiar cadena de oro sin dañarla

Existen diversas maneras de devolverle el brillo a una cadena de oro blanco, amarillo o rosa, y se pueden clasificar en dos categorías principales: métodos "húmedos" y métodos "secos". Los métodos "húmedos" implican sumergir las joyas en soluciones específicas o en distintas fracciones líquidas, a menudo combinados con tratamientos térmicos.

Por otro lado, los métodos "secos" consisten en la limpieza de las joyas sin sumergirlas en ningún medio de limpieza, principalmente mediante procesos mecánicos.

n muchos casos, se recurre a una combinación de ambos métodos para lograr un resultado óptimo:

  1. Remojar: Un método simple implica remojar la cadena en agua con jabón.
  2. Limpieza Básica "Húmeda": Sumergir la joya en una solución limpiadora, posiblemente aplicando calor para mejorar el proceso.
  3. Limpieza Mecánica: Eliminar la suciedad residual entre los enlaces utilizando un cepillo de dientes suave, un palillo, una cerilla afilada, una aguja o algodón. Es importante tener precaución al usar objetos afilados y, en caso de utilizar agujas o punzones, envolver la punta con una capa delgada de algodón para evitar daños.
  4. Enjuague: Aclarar la cadena con agua corriente y secar con una servilleta o un trapo.

Dado que el oro, incluso en aleación con otros metales, es relativamente blando, se recomienda limitar su contacto con otros metales. Por ejemplo, al utilizar una aguja o punzón, es aconsejable envolver la punta con una capa fina de algodón para evitar posibles daños.

Así se limpia el oro amarillo, blanco o rosa

Bicarbonato y papel de aluminio

Puedes probar otra alternativa interesante para restaurar joyas sin adornos utilizando bicarbonato de sodio y/o sal junto con papel de aluminio. Aunque el bicarbonato de sodio es más eficaz en este caso, la sal acelera la reacción química.

Puedes limpiar rápida y fácilmente una cadena de oro blanco, amarillo o rosa que presente manchas oscuras o suciedad siguiendo estos pasos:

  1. Toma un recipiente pequeño resistente al calor y cúbrelo con papel de aluminio.
  2. Coloca las joyas en el recipiente y llénalo con aproximadamente un litro de agua.
  3. Agrega 50 gramos de bicarbonato de sodio o sal de mesa gruesa al agua.
  4. Lleva el recipiente al fuego y deja que hierva durante unos minutos, observando la reacción química. El hervor y los ruidos son normales y señalan que las impurezas se están eliminando.
  5. Espera a que el agua se enfríe y luego retira las joyas. Si es necesario, límpialas, enjuágalas y sécalas.

Este método puede simplificarse aún más: simplemente coloca el bicarbonato y la sal directamente en una cacerola junto con el papel de aluminio y la cadena. Luego, vierte agua hirviendo de un hervidor eléctrico sobre la mezcla y revuelve ligeramente.

Limpia una cadena de oro con bicarbonato sódico

Agua y jabón

Este método de limpieza es la opción más delicada para tus joyas. Aunque no eliminará las manchas más difíciles, es muy adecuado para el mantenimiento regular. Realizar estos "baños" una vez al mes o cada dos meses mantendrá tus joyas en buen estado, evitando la necesidad de recurrir a métodos más drásticos.

Aquí tienes los pasos para lavar una cadena de oro blanco, amarillo o rosa de esta manera:

  1. Toma un recipiente con agua tibia, pero no hirviendo.
  2. Agrega jabón para lavar y revuelve la mezcla. También puedes utilizar champú, gel de ducha o detergente para lavavajillas como alternativa al jabón.
  3. Coloca la cadena en el recipiente y déjala sumergida durante un par de horas.
  4. Retira las joyas y límpialas con un cepillo de dientes suave.
  5. Enjuaga con agua corriente y sécalas con una servilleta o un paño suave.

Si la contaminación es significativa, y no hay inserciones en las joyas, también puedes hervir la solución jabonosa con la cadena. Luego, procede como en el método de remojo estándar.

Un método eficaz para todo tipo de oro

Amoníaco

El oro tolera bastante bien el amoníaco, pero muchos insertos no son tan resistentes, ya que sigue siendo un reactivo fuerte. Además, no es beneficioso para nuestra salud: se recomienda trabajar con él usando guantes, evitando el contacto con la piel expuesta y, sobre todo, con las mucosas y los ojos.

No es aconsejable limpiar una cadena de oro en casa con amoníaco puro, ya que incluso las ligaduras en aurum de alta calidad pueden dañarse.

El proceso se lleva a cabo de la siguiente manera: toma un vaso de agua tibia y viértelo en un recipiente (preferiblemente esmaltado o de acero inoxidable). Añade una cucharada de amoníaco (puedes incorporar la misma cantidad de detergente en polvo o un poco de líquido lavavajillas).

Mezcla bien, sumerge la joya en la solución durante 2-3 horas. Luego, retira la cadena, lávala minuciosamente y sécala.

Este método de limpieza es muy eficaz, pero también igual de “fuerte”. Así que no pasará nada malo si realizas todas las manipulaciones con la ventana abierta, o mejor aún, en el balcón.

Pasta de dientes

En ocasiones, se recurre a la pasta de dientes para realizar una limpieza en seco de las joyas.

Para limpiar una cadena de oro en casa, no es necesario utilizar una pasta especial; de hecho, cuanto más simple, mejor.

Se desaconseja el uso de pastas con efecto blanqueador, coloridas o en forma de gel. Es importante tener en cuenta que esta opción no es adecuada para cadenas con eslabones muy ajustados o tejidos complejos, ya que no podrás llegar a lugares de difícil acceso.

Limpia y saca brillo a tu cadena de oro blanco

El proceso es bastante sencillo: toma un cepillo delicado, aplica la pasta y limpia cuidadosamente el producto. Para mayor comodidad, estíralo sobre una superficie plana y sujétalo con alfileres de sastre, si el diseño de la cadena lo permite.

Después de la limpieza, es fundamental enjuagar el producto minuciosamente, posiblemente sumergiéndolo previamente en agua tibia. De lo contrario, en lugar de eliminar las manchas oscuras de óxido y suciedad, podrían quedar restos de pasta entre los eslabones, lo cual resulta igualmente antiestético.

Vinagre

Es probable que en cada cocina haya una botella de vinagre alimentario común y transparente. La concentración de ácido acético que contiene es baja, generalmente hasta el 9%, por lo que puedes usar una solución pura directamente de la botella sin necesidad de diluirla con agua.

Simplemente calienta un vaso de vinagre y sumerge la cadena en él durante 15-20 minutos. Para aumentar la eficacia, puedes añadir un poco de ácido cítrico.

Limpiar una cadena de oro será más fácil si la envuelves simplemente en un trapo o gasa empapada en vinagre, la dejas reposar durante una o dos horas, la enjuagas y la secas.

Ácido cítrico

El ácido cítrico se puede usar junto con vinagre o simplemente en forma de solución. La opción es similar a las anteriores: prepara una solución (una bolsa de "limón" por medio litro de agua), caliéntala y coloca el producto.

Si las joyas sin inserciones están muy sucias, se pueden hervir en una solución de ácido cítrico durante no más de 5 a 10 minutos. Limpiar mecánicamente una cadena de oro con zumo de limón puro no es la mejor idea, ya que se trata de un ácido concentrado, aunque idéntico al natural.

  • Cómo quitar el pelo enredado en una cadena

Para cadenas con un tejido sencillo, unos cuantos pelos pegados no son un problema; puedes arrancarlos directamente con los dedos y olvidarte de la incidencia.

Es mucho más difícil quitar el pelo de una cadena de oro con un tejido elegante, apretado o geométrico (por ejemplo, veneciano). La opción más obvia es armarse con tijeras para uñas y pinzas, cortar y quitar los pelos con cuidado. Pero sucede que no se puede entrar en el producto y allí "hace alarde" de todo un mechón de cabello. Puedes hacer lo siguiente:

  1. Quemar el pelo: acercamos una cerilla encendida o un encendedor a la decoración y quemamos los pelos. Es posible que la decoración quede algo humeante, pero no pasa nada: ya podremos limpiarla. Y la llama de una cerilla definitivamente no es suficiente para derretir el metal.

  2. Realizar la depilación: tomar una crema depilatoria normal, cubrir bien la zona problemática, esperar el tiempo indicado en el paquete y enjuagar bien la cadena. Asegúrate de que la depiladora no entre en contacto con insertos orgánicos, si los hubiera.

  3. Remojar en peróxido: necesitarás peróxido de hidrógeno puro para remojar la decoración. El proceso de remojo puede llevar mucho tiempo, pero eventualmente el cabello se adelgazará y se caerá espontáneamente.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido