TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

EN QUÉ DEDO SE PONE EL ANILLO DE CASADO

No existe ninguna legislación oficial al respecto. Se trata de tradiciones, fundamentos familiares y, en última instancia, comodidad para cada cónyuge. En occidente, la costumbre es que los novios se ponen los anillos de boda en el dedo anular de la mano derecha.
El anillo de casado por norma general se lleva en el dedo anular.
El anillo de boda por norma general se lleva en el dedo anular.
Esta pregunta la hacen tanto los hombres que se preparan para el compromiso como las mujeres que acaban de recibir el anillo de sus sueños de manos de su amada. La tradición de presentar esta joya única demuestra que no sólo es importante en qué mano se lleva el anillo de bodas, sino también en qué dedo se lleva.

Aunque la elección de la mano no es tan obvia, ya que en muchos países prevalecen diferentes costumbres, en el último caso la respuesta es una: siempre usamos un anillo de bodas en el dedo anular , que está más cerca del dedo meñique.

  • El anillo de matrimonio en el dedo anular

El anillo de casado se coloca comúnmente en el dedo anular, ya sea en la mano derecha o izquierda.

En la Antigua Roma y el Antiguo Egipto, la creencia arraigada afirmaba que en el dedo anular residía la "vena del amor", conectándolo con nuestro "motor" interior. Este significado ha sido generalmente aceptado.

De acuerdo con las creencias eslavas, el dedo anular es responsable de la conexión entre los cónyuges. Mientras que el dedo medio representa a la persona misma, el meñique simboliza a los niños, el índice habla de hermanos y hermanas, y el pulgar representa a los padres.

La particularidad del dedo anular radica en que, al juntar las manos y doblar los dedos medios, no se pueden separar, personificando así la conexión eterna entre marido y mujer. En la mayoría de los países, tanto hombres como mujeres llevan sus anillos de bodas en el dedo anular.

Aunque existen algunas excepciones, no se pueden considerar correctas o incorrectas, ya que cada nación tiene sus propias tradiciones.

Por ejemplo, en Israel, durante la ceremonia de bodas (jupá), el novio coloca el anillo en el dedo índice de su amada. Sin embargo, después de la boda, la mujer suele cambiarlo por su anillo habitual o lo coloca en otro dedo. En Jerusalén, específicamente, la costumbre es colocar la joya en el dedo medio, aunque esta no es una regla estricta.

En los países musulmanes de épocas pasadas, el líder del territorio tenía la autoridad para determinar en qué dedo se usaría el anillo de bodas. Así, en un estado podría ser el dedo meñique, mientras que en otro podría ser incluso el pulgar.

Alianza de boda en el dedo anular de una mujer

En la actualidad, los seguidores de Mahoma suelen optar por el dedo "tradicional", aunque no es obligatorio llevar anillos después del matrimonio. Cabe destacar que solo a los hombres se les prohíbe usar anillos de oro, mientras que las mujeres pueden elegir el metal que prefieran.

Es común que un hombre casado opte por no usar su anillo en algunas ocasiones. Esto puede deberse a la realización de trabajo físico constante o simplemente a la incomodidad de llevar joyas. Si esto no afecta los sentimientos de su pareja, entonces está bien.

Después de todo, la fuerza de los sentimientos no depende del sello en el pasaporte, la presencia de un certificado de matrimonio o un anillo en el dedo. Aunque en la sociedad, el anillo sigue siendo el símbolo que indica que un hombre ya no está libre.

  • Algunas recién casados deciden no llevar el anillo

Después de la ceremonia nupcial, es común que uno de los cónyuges opte por resguardar el anillo de bodas en una caja en casa. Esta elección puede deberse a diversas razones, como la incomodidad de llevarlo todo el tiempo, su valor económico o sentimental, o incluso el riesgo de extravío al realizar tareas cotidianas.

Algunos modelos, especialmente aquellos adornados con piedras, pueden no ser prácticos para el uso diario en entornos laborales, y quitar y poner el anillo constantemente mientras se realizan actividades domésticas puede aumentar el riesgo de perder la joya.

Además, no todos los modelos se pueden ajustar a medida fácilmente, lo que también puede influir en la decisión de no usarlo.

Existen razones objetivas que permiten utilizar un anillo de bodas en cualquier otro dedo, incluso si ha habido cambios en el tamaño del dedo anular. En este sentido, es válido basar la decisión en consideraciones individuales y racionales.

La elección debe estar guiada por lo que resulte más adecuado para cada persona, independientemente de las creencias populares, los consejos de amigos o las tradiciones arraigadas.
El anillo de compromiso se pone en el dedo anular.

  • Historia del anillo de bodas

Nadie conoce con certeza la historia de los anillos de boda, lo que ha dado lugar a diversas teorías y leyendas sobre su origen. Veamos algunas de las leyendas más populares acerca del origen y la naturaleza del anillo de bodas.

1. Leyenda del Círculo Sin Fin

La forma redonda del anillo, sólido e inseparable, sugiere el círculo vicioso de los vínculos matrimoniales. Este símbolo completo, sin principio ni fin, representa la eternidad del matrimonio. El círculo, cargado de propiedades místicas, se considera ideal para simbolizar la unión eterna entre dos almas.

2. Lazos Salvadores del Anillo de Bodas

En el pasado, las personas creían que el alma podía fluir como agua y causar la muerte. Para protegerse, especialmente las mujeres recién casadas, se envolvían las piernas y los brazos con anillos de bodas, que inicialmente se parecían más a pulseras. Con el tiempo, estos anillos evolucionaron hasta adquirir la forma que conocemos hoy.

3. La "Vena del Amor" y el Camino al Corazón

El anillo de bodas se asocia con la "vena del amor", que, según antiguas creencias, conecta el dedo anular de la mano izquierda directamente con el corazón. Esta costumbre se ha arraigado en varias culturas, aunque en Rusia la tradición es llevarlo en la mano derecha.

4. Signo de Propiedad en la Antigua Roma

En la antigua Roma, los anillos de bodas no estaban asociados con sentimientos románticos, sino que funcionaban como una "etiqueta" que indicaba la propiedad de una mujer por parte de un hombre. Estos anillos tenían símbolos tallados del "amo" de la mujer y se aseguraban con un tornillo de banco para que la mujer no pudiera quitárselos fácilmente.

5. Anillos de Bodas Orientales

En Oriente, se llevó la idea de los anillos de bodas a un nivel más sofisticado. En lugar de apretar o asegurar, se crearon anillos con mecanismos secretos complejos. Para quitar el anillo, se requerían movimientos específicos, y si se hacía incorrectamente, el anillo se rompía. Esto llevaba a consecuencias graves si la mujer era acusada de traición.

6. Dedal como Alternativa

En algunos momentos de la historia, las personas no percibían los anillos de bodas y preferían regalar nudillos de bronce a los hombres y dedales a las mujeres, considerándolos más útiles en la vida cotidiana.

Con el tiempo, la percepción de los anillos de bodas ha evolucionado, y hoy los vemos más como una joya estilizada que como un símbolo mágico o ritual.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido