TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO LIMPIAR UN ANILLO DE ORO

Los anillos de oro amarillo, blanco o rosa son uno de los complementos más habituales. Y a diferencia de muchas otras piezas de joyería que se usan sólo ocasionalmente, estos anillos, especialmente si son anillos de boda, se usan constantemente.

Por lo tanto, con el tiempo, el metal pierde su brillo, las piedras con incrustaciones (si las hay) pueden volverse turbias y la suciedad se atasca en sus fijaciones. Los anillos deben limpiarse periódicamente para restaurar su belleza original.
MÉTODO LIMPIEZA
INFORMACIÓN
Bicarbonato
Este proceso es el más habitual en la limpieza de joyas de oro.
Amoníaco
Agrega un poco de amoníaco al agua y sumerge los objetos de oro en la solución.
Peróxido de Hidrógeno
En combinación con amoníaco, el peróxido puede dar resultados positivos.
Pasta de dientes
Toma un paño suave o un cepillo, humedécelo y aplica una pequeña cantidad.
Vinagre
En caso de no contar con amoníaco en casa, el vinagre puede ser una alternativa efectiva.
Limón
Todo lo que necesitas para eliminar la negrura es medio litro de agua y ácido cítrico.
Resultado de limpiar un anillo de oro con remedios caseros.

  • Métodos para limpiar tu anillo de oro blanco, amarillo o rosa

Estos son algunos métodos que puedes utilizar para limpiar tus anillos de oro amarillo de 9k, 10k, 14k o 18k entre otras purezas. Algunos de estos métodos son aptos para limpiar el oro blanco o rosa, pero contacta con nosotros si tienes dudas, te asesoraremos para que no dañes tu anillo.

Antes de empezar con el proceso de limpieza, asegurate de que metal es tu anillo y si es de oro macizo o es un chapado o baño superficial. También si tiene piedras preciosas / semipreciosas, ya que en el proceso podrías dañarlas.

  1. Limpia tus anillos de oro con un paño suave para pelusa. Este método no solo eliminará la contaminación del metal, sino que también pulirá los pequeños rayones que pueden aparecer con el tiempo en tus joyas de oro. Asegúrate de pulir el metal durante al menos 10 a 15 minutos.

  2. Para eliminar el óxido metálico y las manchas antiguas, puedes utilizar una solución de jabón líquido. Remoja tus joyas en esta solución durante varias horas y luego elimina la suciedad suave con un cepillo de dientes de cerdas suaves. También puedes hervir las joyas en esta solución y limpiarlas de la misma manera, acelerando el proceso a 10-15 minutos. Una buena opción para anillos de oro blanco, amarillo o rosa.

  3. Otra opción es hervir tus joyas en una solución de bicarbonato de sodio (una cucharada por vaso de agua). Luego, limpia tus productos de la misma manera que en el método anterior. Sin embargo, evita limpiar directamente el oro con bicarbonato de sodio, ya que sus partículas abrasivas pueden dañar el metal blando y dejar rayones.

  4. Elimina la película grasosa de tus joyas sumergiéndolas en agua dulce durante cuatro horas y luego enjuágalas con agua corriente. Este método es seguro tanto para el metal como para las piedras incrustadas. También es una opción para anillos de oro blanco, rosa o amarillo, sin importar que sea de 10k, 14k o 18k.

  5. Para limpiar tus joyas de oro y plata, puedes utilizar pasta de dientes común. Utiliza un cepillo de dientes con cerdas suaves, ya que la pasta de dientes no debería dañar ni rayar el oro.

  6. Si buscas un método más "exótico" pero efectivo, frota tu aro con jugo de cebolla. Corta una cebolla fresca por la mitad y frota tu joya con el jugo, combinando procedimientos mecánicos y químicos. Después de tratar el anillo, déjalo reposar durante varias horas, enjuaga bien y seca.

  7. Sumerge tus joyas en una solución de peróxido, amoníaco y jabón líquido. Este método es eficaz para limpiar artículos de oro y plata, pero solo es apto para aquellos productos que no tienen inserciones ni piedras. Al dejar tus joyas en esta solución durante unas horas, las sacarás completamente limpias y brillantes, como si fueran nuevas.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido