TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO SABER SI ES ORO BLANCO O PLATA

Para quienes no lo saben, el oro puro (Aurum) no se utiliza para fabricar joyas. Casi cualquier joya de oro contiene aditivos de otros metales que cambian sus propiedades en términos de estética y practicidad.

El oro blanco es una aleación del elemento Aurum y otros componentes que cambian el característico color amarillo a un tinte blanco. De todos los tipos de joyas de oro, el blanco se considera el más duradero y elegante. Esta es la plataforma ideal para presentar piedras preciosas, resaltando su belleza natural.

Con este artículo, queremos ayudarte a saber si una joya es de oro blanco u otro metal.
Cómo saber si es oro blanco u otro metal.
Cómo saber si algo es oro u otro metal diferente.

  • Cómo saber si es oro blanco

Verificar la autenticidad del oro blanco en casa puede realizarse mediante algunas técnicas sencillas. Aquí hay algunas sugerencias:

  1. Muestra: Examina la muestra del producto. Si indica 925, entonces es plata; si es 750, 575 o 375, es oro.

  2. Inspección visual: El oro blanco se distingue de la plata por su color. Comparar dos productos, uno de plata y otro de oro blanco, puede ayudar. La plata tiende a tener un acabado mate y un color gris más oscuro, mientras que el oro blanco es brillante y refleja la luz fácilmente.

  3. Aplicación de yodo: Experimenta con una solución de yodo. Limpia una pequeña área de la joya con alcohol, luego aplica yodo. Si no hay cambios, es auténtico oro; si oscurece, es probable que sea plateado.

  4. Impresiones: Pasa la joya sobre papel limpio. Si deja un rastro, es plata; si no, es oro. La aleación de oro blanco es más dura y generalmente no deja marcas.

  5. Prueba de acidez: Utiliza vinagre de mesa común. Sumerge la joya en vinagre; si cambia de color, es plata. El oro blanco generalmente no se ve afectado por ambientes ácidos, a menos que haya impurezas en la aleación.

  6. Consulta a un joyero: La opción más segura es acudir a un taller de joyería o una casa de empeño. Allí, utilizando equipo especializado, te brindarán un resultado preciso. Aunque esta opción implica un costo, tendrás la certeza del resultado y recibirás un informe pericial por escrito.

  • Distinguir entre oro blanco o plata

Si quieres saber si tienes oro blanco o plata, por ejemplo por que tienes un anillo, colgante, collar, pulsera, etc. pero desconoces el metal noble que utilizó el joyero artesano, nosotros te vamos a indicar algunos trucos caseros para salir de dudas.

A simple vista

Distinguir a simple vista el oro blanco de la plata puede ser un desafío, ya que sus colores son bastante similares. Sin embargo, un experto en joyería puede identificarlos rápidamente gracias a ciertos matices sutiles.

Al observar de cerca, notarás que la plata posee un tono frío, casi como el acero, mientras que el oro blanco tiene un matiz más cálido y puro. Así, se hace posible diferenciar visualmente estas dos aleaciones. Pero, ¿por qué entonces existen tantas imitaciones en el mercado?

El principal obstáculo para la identificación visual es el baño de rodio. Esta capa fina, aplicada a la superficie del metal, mejora sus características físicas y estéticas, haciendo a veces indistinguible la plata del oro.

Una forma de averiguar la verdad es examinar la parte interna de las joyas. Los joyeros suelen aplicar el rodio solo en el exterior, dejando el interior sin tratar, lo que puede revelar la naturaleza real del metal.

En el caso de joyas no procesadas, como las hechas a mano, pide verlas fuera de la vitrina y sin iluminación artificial. Las aleaciones de oro suelen tener un brillo más intenso y un matiz blanco, mientras que la plata es más opaca y tiene un tono acerado.

Para comparar ambos metales de manera efectiva, lo ideal es examinar joyas hechas tanto de oro como de plata. Pruébatelas al mismo tiempo para apreciar mejor las diferencias entre estos materiales.

Haz uno de estos experimentos

Imagina que tienes una joya que ha estado guardada durante años, heredada o encontrada. Naturalmente, podrías estar interesado en saber de qué metal está hecha, especialmente si es oro blanco, que podría tener un valor considerable en una casa de empeño.

Si prefieres no acudir a un joyero, existen algunos métodos caseros para identificar el metal. Estos experimentos son algo arriesgados y deben realizarse bajo tu propia responsabilidad.

  1. El primer método es simple. Necesitarás la joya y una aguja. Rasca cuidadosamente la pieza, preferiblemente por el interior para no dañar su apariencia exterior. Si la joya es de plata, un metal más blando, se rayará fácilmente. En cambio, el oro, siendo más duro, se raya con menor facilidad. El resultado puede variar según la presión y la agudeza de la aguja.

  2. El segundo método implica aplicar una gota de un producto con cloro, como lejía o yodo, en una pequeña área de la joya. El oro blanco no debería cambiar, mientras que la plata reaccionará y cambiará de color.

  3. Para el tercer experimento, mezcla agua y vinagre en partes iguales en un vaso. Sumerge la joya durante un par de minutos, luego sácala y sécala. Si no cambia de color, probablemente sea oro blanco. Si se torna grisácea, es plata. Esto se debe a que la plata es más reactiva a ambientes ácidos y tiende a oxidarse y perder brillo, por lo que requiere un cuidado más meticuloso, incluyendo limpieza y pulido regular.

  4. El cuarto método no dañará la decoración de ninguna manera, por lo que se considera el más suave. Para este experimento necesitarás una joya y un trozo de papel blanco. Todo lo que necesitas hacer es pasar la decoración a lo largo del papel, como si estuvieras trazando una línea con él. Si queda un leve rastro grisáceo en el papel, entonces el producto está hecho de plata, y si la hoja permanece limpia, entonces es de oro. ¿Porqué es eso? El hecho es que la aleación de plata es más blanda que el oro y, literalmente, permanece en el papel incluso con una ligera presión.

Distinguirlos mediante el sonido

Este método sólo es adecuado si las joyas son al menos aproximadamente iguales en tamaño y peso. Para distinguir los metales entre sí, ¡debes volver a ser un niño por un corto período de tiempo y jugar a los saltos!

Para ello, lanza los objetos uno a uno para que caigan sobre una mesa u otra superficie dura y escucha con atención. El oro tiene un sonido más fuerte , mientras que la plata tiene un sonido más apagado. El caso es que los metales tienen diferentes durezas.

Para algunos, este método parecerá bárbaro y ciertamente no se les permitirá tirar joyas directamente en la tienda. Pero no es necesario tirarlos alto, basta con bajarlos desde una altura de unos centímetros y evaluar el sonido.
Ejemplo de una joya fabricada en oro blanco.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido