TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO LIMPIAR PENDIENTES DE ORO

Toda joya, incluyendo las de oro, necesita un mantenimiento adecuado. La limpieza de los pendientes de oro u otros artículos hechos de metales preciosos implica la eliminación de contaminantes mecánicos, biológicos o químicos.

La frecuencia de estos procedimientos de limpieza varía según la naturaleza de la contaminación, la frecuencia de uso de las joyas y otros factores.

El proceso de limpiar los pendientes de oro ya sea amarillo, blanco o rosa es bastante sencillo y se puede realizar utilizando productos especializados o domésticos que suelen estar al alcance de cualquier persona.
MÉTODO LIMPIEZA
INFORMACIÓN
Bicarbonato
Este proceso es el más habitual en la limpieza de joyas de oro.
Amoníaco
Agrega un poco de amoníaco al agua y sumerge los objetos de oro en la solución.
Peróxido de Hidrógeno
En combinación con amoníaco, el peróxido puede dar resultados positivos.
Pasta de dientes
Toma un paño suave o un cepillo, humedécelo y aplica una pequeña cantidad.
Vinagre
En caso de no contar con amoníaco en casa, el vinagre puede ser una alternativa efectiva.
Limón
Todo lo que necesitas para eliminar la negrura es medio litro de agua y ácido cítrico.
Resultado final de unos pendientes de oro limpios.

  • Métodos habituales para limpiar pendientes de oro

Con el tiempo, las joyas pierden su brillo, la suciedad se atasca en los rizos de los patrones y debajo de las fijaciones de las piedras.

Los depósitos de suciedad en los pendientes no sólo son antiestéticos, sino también peligrosos. En la superficie contaminada de las joyas hay bacterias que pueden provocar procesos inflamatorios. Incluso si los aretes parecen limpios, realice una limpieza preventiva una vez cada 1-1,5 meses y límpielos periódicamente con alcohol para desinfectarlos.

Los joyeros pueden devolver los pendientes a su aspecto original limpiándolos, pero si no tienes tiempo o ganas de llevar tus joyas a un taller, puedes intentar limpiarlas en casa. Te contamos cómo y cómo limpiar los pendientes de oro para eliminar toda la suciedad y no estropear las joyas.

  1. Si la contaminación es mínima, la manera más fácil y rápida de limpiar las piezas es mediante una simple solución jabonosa. Sumergir los aretes en una solución tibia, dejar reposar durante 10 a 15 minutos, retirar y limpiar con un paño suave.

  2. Para eliminar la suciedad y el sebo de la superficie de las joyas, se puede emplear vinagre de mesa. Limpie los pendientes de oro con vinagre, prestando atención a las zonas más complicadas. Es importante destacar que bajo ninguna circunstancia se debe utilizar vinagre para lavar prendas con piedras, ya que estas podrían empañarse y perder su brillo.

  3. El oro blanco se puede limpiar de manera efectiva utilizando una mezcla de amoníaco y agua en partes iguales, añadiendo un poco de detergente suave a la solución. Deje los aretes en la solución durante media hora, luego límpielos con un cepillo, enjuáguelos con agua y séquelos.

  4. El alcohol medicinal común es adecuado para la limpieza regular; simplemente empape un paño suave y limpie los aretes. Además, el alcohol desinfectará la superficie de la joya, lo cual es especialmente importante en los lugares donde el arete entra en contacto con el lóbulo de la oreja.

  5. Otra opción es deshacerse de la suciedad del oro mediante una solución azucarada. Agregue una cucharada de azúcar a un vaso de agua tibia y disuélvala. Sumerja la joya en el vaso, déjela en la solución durante 3-4 horas y luego, si es necesario, pase un cepillo por las curvas para limpiar todo hasta que brille. Asegúrese de enjuagar los aretes con agua limpia para eliminar cualquier residuo pegajoso.

  6. La pasta de dientes común también es efectiva para limpiar el oro. Al aplicarla sobre el producto y frotar suavemente con un cepillo suave, se puede eliminar la suciedad leve.

  • Proceso para limpiar pendientes de oro

Cuando se trata de limpiar pendientes de oro en casa, la elección del agente de limpieza está directamente relacionada con la naturaleza de la contaminación y el tipo de tratamiento de la joyería, ya sea un producto elaborado en oro puro o con presencia de piedras, esmalte, grabado, entre otros.

Para llevar a cabo este proceso, es necesario contar con los materiales adecuados, como trapos, algodón, cepillos de cerdas suaves, guantes, entre otros, y seleccionar el reactivo más apropiado.

En casos de alta contaminación, puede ser necesario repetir el procedimiento. A continuación, se presentan algunos de los métodos más populares para eliminar manchas de las superficies doradas.

Amoníaco

Se emplea con frecuencia una solución al diez por ciento de amoníaco en agua como limpiador tanto en entornos médicos como domésticos. Puede utilizarse tanto en combinación con otros ingredientes como en su forma pura.

  • OPCIÓN 1: Mezcle en un recipiente pequeño (150-200 ml) agua, amoníaco y detergente para ropa de bebé en una proporción de 150/5-7/5-7 ml. Una vez que la solución sea homogénea (pudiendo formarse espuma en la superficie), sumerja las joyas de oro y déjelas durante una hora y media. Luego retírelas, enjuáguelas abundantemente con agua corriente y séquelas con un trapo.

  • OPCIÓN 2: Limpie el artículo dorado con un paño de lana impregnado en una solución de amoníaco y luego séquelo. Dado que el amoníaco posee un olor acre y penetrante, es imperativo seguir las precauciones de seguridad y realizar el procedimiento en un área bien ventilada o al aire libre.

Bicarbonato sódico

Para la joyería, el bicarbonato de sodio se utiliza aplicándolo sobre la superficie en forma de pasta compuesta por agua y bicarbonato en proporciones iguales. Después de que la mezcla se haya secado, se enjuaga a fondo el producto y se seca con un paño.

No se aconseja aplicar la mezcla en forma líquida de manera mecánica sobre la superficie a tratar. La acción abrasiva de la pasta podría ocasionar daños y rayones en la superficie del oro.

Vinagre

El vinagre de mesa es una solución de ácido acético con una concentración del 6-9%. Este líquido tiene un olor acre y agudo, por lo que se debe manejar con precaución, utilizando guantes y trabajando en un lugar bien ventilado o al aire libre.

Para limpiar la superficie dorada contaminada, aplique vinagre de mesa y séquela completamente. Este método es eficaz para pequeñas contaminaciones.

Ácido cítrico

Un compuesto orgánico activo que se emplea en la cocina y en el ablandamiento del agua es el ácido cítrico. Puede sustituir la solución acuosa de ácido caliente utilizando jugo de limón.

Para ello, disuelva 5-10 gramos de ácido cítrico (1-2 cucharaditas) en 100 ml de agua caliente (medio vaso). Sumerga los artículos de oro en la solución durante varias horas, luego enjuáguelos y séquelos. Este método resulta efectivo en presencia de contaminación leve.

  • Limpiar joyas de oro con piedras

Si las joyas incorporan piedras preciosas o semipreciosas, es crucial realizar la limpieza con precaución. Algunos reactivos, como ácidos y álcalis, pueden provocar la opacidad y, en ocasiones, la destrucción de piedras o minerales.

Un método seguro para limpiar aretes de oro con diamantes es usar lápiz labial. Incluso si algunas partículas de lápiz labial caen accidentalmente sobre la superficie de la piedra, se pueden eliminar fácilmente.

La mayoría de las piedras, incluyendo perlas naturales, responden bien al enjuague con agua tibia o una solución jabonosa suave a temperatura ambiente.

Para limpiar aretes de oro con circonita cúbica u otros cristales artificiales, se pueden emplear los métodos mencionados anteriormente. Si la contaminación en la superficie es notoria, se recomienda contactar con un taller de joyería.

El uso de un método de limpieza ultrasónica devolverá la pureza y el brillo a las joyas.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido