TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

CÓMO CURAR UN PENDIENTE EN LA OREJA O PIERCING

Por desgracia, cuando nos hacemos pendientes o piercing estos pueden infectarse provocándonos dolor, inflamación y enrojecimiento. Es correcto señalar que, en la gran mayoría de los casos, la perforación del lóbulo de la oreja solo causa inconvenientes temporales, y las heridas suelen dejar de doler con el tiempo.

Sin embargo, en ocasiones, este procedimiento puede llevar a consecuencias desagradables, como dolor, enrojecimiento y supuración en los lóbulos de las orejas. Ignorar estos signos y adoptar una actitud de "seré paciente y se curará solo" puede empeorar la situación.
PASOS EN LA LIMPIEZA DEL PENDIENTE
DESCRIPCIÓN
  • Limpieza Regular
Limpia la perforación con una solución salina suave o suero fisiológico.
  • Girar suavemente
Gira suavemente el pendiente para evitar que se adhiera a la piel.
  • Secado adecuado
Se seca suavemente el área con una gasa estéril o papel de cocina después de la limpieza.
  • Evita tocarlo con las manos sucias
Lávate las manos antes de tocar el pendiente o la perforación.
  • Evita productos irritantes
Evita el contacto con productos irritantes como perfumes, lociones y productos para el cabello en la zona de la perforación.
  • Cuida la joyería
Asegúrate de que la joyería esté hecha de materiales hipoalergénicos.
  • No retires la joyería demasiado pronto
La perforación necesita tiempo para curarse, y quitar el pendiente demasiado pronto puede cerrar la perforación.
  • Evita piscinas y jacuzzis
Evita sumergir la perforación en agua de piscinas o jacuzzis hasta que haya sanado por completo.
  • Consulta a un profesional
Si notas signos de infección, como enrojecimiento intenso, hinchazón, dolor o secreción con mal olor, consulta a un profesional de la salud.
Así se cura un piercing en la oreja, concretamente en el lóbulo.
Así se cura un piercing en la oreja, concretamente en el lóbulo.

  • Pasos para curar tu pendiente de la oreja correctamente

Curar un piercing de la oreja implica cuidar adecuadamente la perforación para facilitar una recuperación rápida y prevenir infecciones. Aquí tienes algunos consejos generales:

  1. Limpieza Regular: Limpia la perforación con una solución salina suave o suero fisiológico. Puedes comprar soluciones preenvasadas o hacer la tuya mezclando sal no yodada con agua tibia. No uses alcohol, peróxido de hidrógeno ni otros productos irritantes. Usa un hisopo de algodón o una gasa estéril para aplicar la solución salina alrededor del pendiente y en la perforación.

  2. Girar suavemente: Gira suavemente el pendiente para evitar que se adhiera a la piel. Hazlo con las manos limpias para evitar la introducción de gérmenes.

  3. Secado adecuado: Se seca suavemente el área con una gasa estéril o papel de cocina después de la limpieza. Evita el exceso de humedad, ya que puede dificultar la curación.

  4. Evita tocarlo con las manos sucias: Lávate las manos antes de tocar el piercing o la perforación. Evita manipularlo con las manos sucias para prevenir infecciones.

  5. Evita productos irritantes: Evita el contacto con productos irritantes como perfumes, lociones y productos para el cabello en la zona de la perforación.

  6. Cuida la joyería: Asegúrate de que la joyería esté hecha de materiales hipoalergénicos. Evita el níquel si eres propenso a alergias.

  7. No retires la joyería demasiado pronto: No retires la joyería antes de tiempo. La perforación necesita tiempo para curarse, y quitar el pendiente demasiado pronto puede cerrar la perforación.

  8. Evita piscinas y jacuzzis: Evita sumergir la perforación en agua de piscinas o jacuzzis hasta que haya sanado por completo.

  9. Consulta a un profesional: Si notas signos de infección, como enrojecimiento intenso, hinchazón, dolor o secreción con mal olor, consulta a un profesional de la salud.

Piercing curado correctamente después de seguir los pasos indicados

  • Cuanto tarda en curar un pendiente

La duración para que sane un pendiente en la oreja puede variar según diversos factores, como la ubicación del pendiente, el tipo de perforación, el cuidado personal y la susceptibilidad individual a la cicatrización.

En general, las perforaciones en las orejas suelen tardar varias semanas o incluso meses en sanar por completo.

Aquí hay algunos puntos generales sobre el tiempo de cicatrización para diferentes tipos de perforaciones en la oreja:

  • Lóbulo de la oreja: Por lo general, los piercings en el lóbulo de la oreja pueden tardar alrededor de 2 a 4 meses en sanar completamente.

  • Cartílago de la oreja: Las perforaciones en el cartílago de la oreja, como la perforación en el cartílago helicoidal, pueden llevar más tiempo en sanar, a menudo de 6 a 12 meses o incluso más.

Es importante seguir las recomendaciones de cuidado después de la perforación para facilitar la cicatrización.

Esto generalmente incluye limpiar la perforación con soluciones salinas, evitar tocar la perforación con las manos sucias y no girar ni quitar el pendiente durante el proceso de cicatrización, a menos que sea necesario.

Si experimentas enrojecimiento persistente, hinchazón, secreción de pus o cualquier signo de infección, es recomendable consultar a un profesional de la salud o a quien haya realizado la perforación para obtener orientación específica.

  • Motivos que te pueden llevar a tener dolor en el lóbulo

La perforación de las orejas debe llevarse a cabo exclusivamente en salones profesionales donde trabajen especialistas y se sigan reglas estrictas para la esterilización de instrumentos.

Sin embargo, incluso con un enfoque profesional, la elección del punto de perforación puede no ser completamente precisa, ya que la anatomía humana a veces presenta sorpresas inesperadas.

Además, el dolor en el oído después de la perforación puede atribuirse con frecuencia a un cuidado inadecuado. La falta de atención adecuada incluye el tratamiento irregular de las heridas, el uso de productos inapropiados y tocar los oídos con las manos sucias.

También se puede mencionar la prisa excesiva para reemplazar los pendientes iniciales por otras joyas.

La traumatización es un factor a considerar, especialmente en los primeros días después de la perforación cuando las heridas son particularmente dolorosas y vulnerables. En esta etapa, es fácil lesionar la zona de perforación incluso al peinarse o al cambiarse de ropa.

En el futuro, el principal riesgo de traumatización se asocia con el uso de piercing grandes y voluminosos, como anillos gitanos o colgantes largos. Este riesgo aumenta, especialmente durante la práctica de deportes activos y actividades físicas intensas.

La selección incorrecta de pendientes puede acarrear riesgos. Los aretes excesivamente grandes pueden estirar los agujeros y aumentar el riesgo de lesiones, por lo que no se recomienda usarlos diariamente, reservándolos para ocasiones especiales.

Además, elegir el tipo de cierre incorrecto, como un cierre inglés, puede generar problemas si no se adapta adecuadamente a los parámetros del ojal.

Es fundamental evitar perforar los oídos de amigos y familiares sin conocimientos y habilidades especializadas. No se puede garantizar que la aguja sea completamente estéril, y existe el riesgo de realizar la perforación en una zona problemática del lóbulo.

La perforación de orejas debe llevarse a cabo por profesionales en entornos estériles para minimizar cualquier riesgo potencial.

  • Qué hacer si los piercing te hacen daño en los lóbulos

Si experimentas dolor en el lóbulo de la oreja debido a un pendiente, lo primero que debes hacer es quitarte los pendientes, sin esperar que la situación mejore por sí sola.

Si el lóbulo de la oreja duele por un piercing, pero la herida ha cicatrizado completamente y no hay signos de inflamación, la causa puede estar directamente relacionada con las joyas. Con frecuencia, estas reacciones son desencadenadas por los materiales de las joyas.

Aunque los metales nobles como la plata, el oro y el platino son inertes y generalmente no provocan reacciones alérgicas, en la fabricación de joyas no se utilizan en su forma pura debido a su blandura.

Se les añaden diversas aleaciones, como cobre, níquel y otros metales, y estas aleaciones pueden provocar reacciones alérgicas en algunas personas.

Si, después de quitarte los aretes, el dolor y el enrojecimiento desaparecen, entonces simplemente necesitas elegir otras joyas. En caso contrario, es recomendable tomar medidas para reducir la inflamación, como se detalla a continuación.

  • Cuidado con la inflamación de las orejas a causa del pendiente

La inflamación en perforaciones ya cicatrizadas generalmente está relacionada con traumatismos o con las cualidades decorativas de las joyas, como se mencionó anteriormente.

No se puede descartar la posibilidad de exacerbaciones de enfermedades sistémicas, que también pueden provocar reacciones atípicas.

Cuando la oreja se inflama por un pendiente, es importante identificar las razones de este fenómeno para evitarlo en el futuro.

Aunque puede ser desalentador, a veces es necesario dejar de usar ciertos tipos de joyas. Sin embargo, no es algo crítico, ya que hay muchas opciones de clips interesantes disponibles en el mercado.

Si un agujero en el lóbulo de la oreja se inflama debido al uso de un arete, se recomienda dejar de usar esas joyas al menos temporalmente.

Espera hasta que los signos del proceso inflamatorio hayan desaparecido por completo.

A continuación, se presentan algunas recomendaciones sobre cómo cuidar tus oídos durante este período.

El enrojecimiento total del oído, acompañado de la secreción de pus por la perforación, es una razón válida para consultar a un médico. Si además se presentas fiebre, es esencial buscar atención médica de inmediato.

  • Inflamación después de la punción

La mayoría de las veces, las reacciones inflamatorias ocurren después de perforaciones no profesionales realizadas de manera improvisada.

En esos casos, cuando se utilizan manos, orejas y una aguja de coser, las respuestas inflamatorias son un resultado predecible de decisiones apresuradas.

En salones profesionales, las orejas se perforan con pistolas especiales que insertan los aretes de manera rápida y prácticamente sin dolor, o con agujas perforadoras.

Aunque no es posible esterilizar completamente una pistola especial, el riesgo de infección tiende a ser muy bajo. Una opción aún mejor es utilizar una aguja catéter desechable, la cual se garantiza que será estéril.

Es normal experimentar enrojecimiento en el lóbulo de la oreja y la formación de costras en las primeras semanas después de la perforación.

Sin embargo, si el lóbulo se vuelve morado, hay dolor punzante y se observa la presencia de pus en la perforación, se deben tomar las medidas adecuadas.

Los aretes primarios fabricados con acero médico favorecen una curación rápida de las heridas. Además, el titanio de implantación ha demostrado tener propiedades aún mejores en este aspecto.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido