TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes
Vaya al Contenido
TODOS LOS ENVÍOS GRATIS
Anillos   |   Pendientes   |   Colgantes

DIFERENCIA ENTRE ORO ROSA Y AMARILLO

Tanto el oro amarillo como el rosa pueden ser accesorios maravillosos y darán a sus conjuntos un aspecto sofisticado y elegante. Sin embargo, cada tipo tiene sus propias características.

El oro rosa puede dar a tus atuendos una sensación de delicadeza y calidez, mientras que el oro amarillo puede darte una confianza desbordante y una sensación de poder.
¿Qué tiene más valor el oro rosa o el amarillo? ¿Qué diferencias encontramos entre ellos? Aprende todo sobre estos metales nobles.
Información básica sobre el oro rosa que te ayudará a ver las diferencias con el amarillo.

  • Diferencia del oro rosa con el oro amarillo

La principal diferencia entre el oro rosa y el amarillo radica en sus proporciones. Todo oro utilizado en joyería es en realidad una aleación, ya que el oro puro es demasiado blando y no es adecuado para fabricar joyas. Por su naturaleza, el oro puro se deforma y raya fácilmente y es propenso a astillarse.

Por lo tanto, se le añaden distintas impurezas para fortalecerlo. Estos elementos pueden incluir plata, cobre, paladio, zinc, platino, cobalto, entre otros, y son responsables de la variación en el color final del metal, dependiendo de su porcentaje en la aleación.

Las proporciones más comunes en el mercado de la joyería son 585 y 750. Estas cifras representan la cantidad de oro puro en la aleación. Por ejemplo, el estándar más bajo, 375, es de menor calidad y precio.

Las aleaciones con más de 750 no se usan comúnmente en joyería, ya que un mayor contenido de oro puro las hace más propensas a la deformación. La pureza más alta de oro, 999, con un 99,9% de oro puro, se encuentra en lingotes de oro utilizados principalmente en la industria bancaria.

Lote de pendientes de oro rosa donde se utilizó el cobre como aleación

El oro de 585 quilates (14 quilates) es popular tanto en los países postsoviéticos como en todo el mundo. Por otro lado, el oro de 750 quilates (18 quilates) se utiliza generalmente en joyería de alta calidad y su precio es considerablemente más alto.

En las aleaciones de oro amarillo y oro rosa de 18 quilates, se añaden cobre y plata. Las proporciones de estos metales adicionales varían:

  • En el oro amarillo: 75% de oro puro, 12,5% de plata y 12,5% de cobre.
  • En el oro rosa: 75% de oro puro, 15% de cobre y 10% de plata.

Para el estándar de 585 quilates en el oro amarillo, además de cobre y plata, también se incluyen otros metales:

  • Oro amarillo: 58,5% de oro puro, 22,5% de cobre, 8% de plata, 8,5% de níquel y 2,5% de zinc.
  • Oro rosa: 58,5% de oro puro, 32,5% de cobre y 9% de plata.

Históricamente, la plata y el cobre han sido las ligaduras más comunes en las aleaciones de oro, usadas por los joyeros durante siglos.

La inclusión de plata aumenta el punto de fusión de la aleación y mejora la maleabilidad del metal, facilitando la creación de diseños detallados.

Un alto contenido de plata también puede 'blanquear' el oro. El cobre, por su parte, no solo aumenta la dureza y resistencia de la aleación, sino que también añade maleabilidad y proporciona un hermoso tinte rojizo al metal.
Bonita joya fabricada en oro rosa de 18k.

  • Conclusión

La diferencia más evidente entre los dos tipos de este metal precioso es, por supuesto, el color. Como ya hemos descubierto, el tono inusual se logra gracias a las impurezas, las cuales también pueden afectar el precio de la joya.

En el caso del oro rosa, el principal componente adicional es el cobre, con un contenido en la aleación que puede llegar hasta el 37,5%. En cambio, en el oro amarillo ordinario, la plata es el componente adicional predominante.

La plata, al igual que el oro, es un metal precioso, y su costo es mucho mayor que el del cobre. Por este motivo, el oro amarillo clásico tiende a tener un precio ligeramente más alto que el oro rosa.

No obstante, si se considera el resto de sus propiedades, la diferencia entre ellos no es tan significativa. Ambos materiales son muy dúctiles, blandos y frágiles, y requieren cuidados especiales y atención.

Otros artículos de la misma categoría:

Regreso al contenido